estudiar fisioterapia

La fisioterapia es hoy, indudablemente, uno de los estudios con mayor popularidad. Esta rama de las Ciencias de la Salud ha crecido irremediablemente en cuanto a demanda durante la última década, ya que las tendencias físicas de la población necesitan cada vez más de estos profesionales. 

Ventajas de estudiar fisioterapia

  • Las enfermedades y diferentes problemas se aglutinan en una población cada vez más anciana ya que, como todos sabemos, la esperanza de vida está creciendo año a año. Esta “vejez eterna” no evita, eso sí, que el cuerpo se resienta con el peso de la edad, requiriendo constantemente de tratamientos para hacer su rutina más llevadera.
  • Y, por otro lado, con menos edad pero con semejante número de problemas, encontramos a un sector de empleados cada vez más grueso y necesitado de los beneficios de la disciplina. Esto ocurre por una tipología de empleo cada vez más sedentario que provoca ciertas lesiones recurrentes y basadas en el estrés y las posturas erróneas, y que se suma a los empleos físicos tradicionales que siguen provocando las de antaño (relacionadas con manejo de cargas, accidentes, etc.).
  • En un tono más “egoísta”, también quiero destacar que pese a estar encaminada a mejorar la salud de los pacientes, la fisioterapia nos ayudará a nosotros mismos a conocer y cuidar nuestro cuerpo. Las limitaciones, los ejercicios, las posturas que debemos y no debemos tomar… son parte de la teoría que mejorará nuestra calidad de vida.

Para finalizar, voy a destacar su flexibilidad, ya que es un empleo que te ofrece tantas posibilidades de trabajar asociado como por cuenta propia sin una inversión elevada. La gestión de pacientes y horarios no sufre tantas ataduras como otras profesiones del ámbito de la salud, lo cual es un punto más a su favor.