Es popular la tendencia a minusvalorar, aunque sea inintencionadamente, a la profesión del fisioterapeuta en cuanto a la amplitud de beneficios que otorga en cuanto a la salud. De esa forma se simplifican las funciones de sus profesionales así como las enfermedades tratadas, que suelen relacionarse únicamente con el aspecto muscular y físico. Por el contrario, las patologías que encuentran solución o mejora tras el paso por la fisioterapia, se vuelve prácticamente infinita, por lo que vamos a intentar destacar resumidamente a algunas de estas.

Enfermedades tratadas por la fisioterapia

  • Traumas y lesiones deportivas: este es el campo de actuación más extendido y reconocido, tratando por ejemplo contracturas o esguinces, y especializándose por otro lado en la recuperación de la condición física de los deportistas.

  • Artritis: esta lesión que puede ser crónica o aguda, se engloba dentro de las reumatoides, y se define por la inflamación de las articulaciones, provocando principalmente dolor articular. La fisioterapia, combinada con medicación y deporte, se vuelve esencial para tratar esta enfermedad en cualquiera de sus tipologías, planificando ejercicios que ayuden a mejorar la flexibilidad y movilidad de estas articulaciones afectadas.

  • Patologías neurológicas: existen una serie de trastornos de carácter sensitivo-motor, para los que están pensados estos tipos de tratamientos fisioterápicos. La finalidad de estos será que los pacientes recuperen, en la medida de lo posible, la movilidad normal perdida. Algunas de las enfermedades beneficiadas son el Parkinson, la esclerosis, la distrofia muscular o la hidrocefalia.

  • Cirugías generales o plásticas: al salir del quirófano, es mandatorio recuperar la normalidad en cuanto a las consecuencias físicas causadas por la cirugía. De nuevo, la fisioterapia se convierte en una disciplina cada vez más extendida y útil en este ámbito. La fisio-estética, de hecho, surge de la necesidad creada a partir de la cirugía plástica al respecto, donde es habitual que exista dolor causado por la inflamación de las zonas intervenidas.